lunes, 26 de octubre de 2009

DE POSTRE TENEMOS MERENGUE

Como dice mi admirado Daniel Rabinovich (Les Luthiers), en la intro o "biólogo" de "El negro quiere bailar", "el merengue es un delicioso postre, un pequeño pastel o pastelito de forma aovada o ahuevada que se hace batiendo las claras de huevo a punto de nieve, se mezcla con el almíbar y se hornea veinte minutos". Después de una larga disertación, nos indica que "se puede adornar con una fruta, por ejemplo, con una sandía...Eso sí, pequeña, de unos ocho kilos". Maravilloso grupo. Crecí oyéndolos e imaginando lo que hacían en el escenario, hasta que aparecieron unos pocos VHS con algunas de sus actuaciones, ví sus espectáculos en directo, y terminaron de enamorarme.

Confieso que esta receta nació de un experimento fallido de flan de naranja que ví en la televisión. En casa me dicen que además de poner las recetas que salen bien, debería poner un apartadito con las "tomas falsas". Son unas cuantas, no muchas, pero suficientes para reirnos un poco de nosotros mismos y aprender de los fallos.

Pues eso, corriendo un tupido velo, y planteándome lo de las tomas falsas, sigo con lo mío. Al final me sobraron unas cuantas claras de huevo, con las que no sabía qué hacer. Al final, hice lo más fácil. Estos son los ingredientes, esta vez a ojo, probando, probando...


  • Claras de huevo.

  • Azúcar

Batimos las claras a punto de nieve bastante espeso, y le vamos añadiendo el azúcar...A ojo, como dije antes. Probando hasta que nos guste el punto de dulzor.

Rellenamos una manga pastelera y se prepara una bandeja con papel de horno. Se preparan los montoncitos de merengue en la bandeja y se ponen en el horno. Yo, por lógica y para que no se quemaran, lo puse a 100ºC, los dejé cocinándose (más bien me olvidé de ellos, prometido), y aproximadamente después de una hora y cuarto los saqué y los dejé enfriar.

No sé cómo, pero quedaron deliciosos ;-)



Aprovecho la ocasión para aconsejarles que vean o escuchen a mis queridos Les Luthiers. Si los conocen, sabrán a lo que me refiero. Si no, les aseguro que el rato que pasen viéndolos u oyéndolos lo van a pasar realmente bien.

3 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu visita a mi blog!!! Ayyyyy!!! qué alegría, otra chicharrera!!!!

    ResponderEliminar
  2. Te digo lo mismo que Menda,...a mi marido le encantan los merengues pero no consigo esa textura que parece tienen los tuyos,crujientes por fuera y flojitos por dentro,sera cuestion de olvidarse de ellos como tu dices,un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón Raquel, olvídate de ellos y verás qué ricos quedan. No pongas el horno a más de 100ºC y el resultado será divino, seguro.
    Saludos Raquel!!!
    ¿Has visto cuántas Chichas hay por aquí cocinando? Chicha power forever!!! ja ja ja ja
    Besitos!!!

    ResponderEliminar